Monte Pinatubo

La erupción del volcán Pinatubo fue un desastre importante ocurrido en Filipinas en el año 1991 a escasas dos horas en coche de Manila, cerca de numerosas poblaciones, bases militares, y que provocó cuantiosas pérdidas materiales y humanas.

Erupción del Pinatubo

Sin embargo, la transformación del monte Pinatubo en volcán también tuvo otras consecuencias. Por un lado ayudó a “invitar” a los americanos a llevarse sus bases -Clark and Subic- a otro lado. Por el otro creó un importante negocio turístico que hoy en día emplea a cientos de familias de la zona (solamente guías turísticos que nos acompañarán hasta la cima, hay 440), pero a costa de destruir la pujante economía local previa a la erupción.

La visita al monte Pinatubo es un viaje de un día, que se puede hacer muy fácilmente desde Manila. Se sale de Manila muy temprano, hacia las 3:00 AM o antes, y se regresa hacia las 8:00 PM. El viaje es un poco una paliza, por lo de levantarse tan temprano y por los cambios de medios de transporte necesarios. El “proceso” es tal que: 2 h en autobús + 30’ jeepney/trycycle/4×4 + 1h en 4×4… y después casi 3h de caminata, cuesta arriba, hasta llegar al lago formado en el monte Pinatubo donde estaba el cráter del volcán.

La inevitabilidad del 4×4

Varias compañías de autobús cubren el trayecto Manila-Capas, a mi me gusta Victory Liner (Pasay, en EDSA) ya que tiene wifi gratuito y la estación es más limpia y ordenada de lo que es habitual. El autobús que va a Baguio pasa por Capas, y podemos pedirle al asistente del conductor que nos avise al llegar al lugar. Allí podemos tomar un triciclo hasta Santa Juliana (donde empieza la aventura en sí). También podemos acordar con el 4×4 que tomaremos en Santa Juliana que nos recoja en Capas. El triciclo ida-vuelta anda entre los 600-1,000 php según habilidad negociadora, y el 4×4 nos cobrará por el extra Santa Juliana-Capas-Santa Juliana, ida y vuelta, también 1,000 php. Si vamos en grupo está claro cual será nuestra preferencia 😉

En Santa Juliana, una vez pagado el peaje en la oficina turística, empieza el trayecto de 1h en 4×4 a través de un paisaje extraordinario con montañas, riachuelos, y , mucha, mucha ceniza volcánica. Acabaremos el viaje con la cara como en un día de playa de mucho viento. Después del viaje en 4×4 empieza el paseillo, es aconsejable llevar calzado cómodo, preferiblemente abierto, y preparados para mojar los pies.

Así se muestra a lo lejos el Pinatubo al comienzo de la caminata.

En el camino, además del fantástico paisaje, también tendremos ocasión de ver a los habitantes originarios de la zona, la tribu Aeta, cazadores- recolectores, que continúan su día a día impertérritos al paso de los visitantes. Es interesante verlos cazar (¡y preparar el famoso  adobo de mono!), cocinar, o preparar improvisados techos para pasar la noche. Durante el trayecto también es posible ver a sus niños aquí y allá, sentados esperando la vuelta de sus padres al final del día.

Niños aeta.

La caminata de tres horas es, de hecho, lo mejor del viaje, una vez en la cima del Pinatubo y tomadas las fotos de rigor no hay demasiado que hacer allí más que sentarse, y descansar. La parte del lago a la que se llega está abarrotada de gente, y aunque hay algunas casetas y árboles alrededor es difícil encontrar alguna sombra “libre”. Esta zona del lago tiene una pequeña playa con arena y mucha gente se baña en sus aguas azules -¿qué elemento químico será?…

El lago Pinatubo.

Por 350 php/persona se puede tomar una barca para ir al otro lado del lago, donde hay muchísima menos gente, más tranquilo para sentarse y relajarse… y donde el agua y la arena están casi en ebullición debido a la cercanía del magna con la superficie, mejor no caminar descalzo por la arena, como la rianxeira. ¡A disfrutar! (y que nadie se olvide de llevar varios litros de agua y protector solar).

Imagen de la otra ribera del lago.

La mejor imagen del Pinatubo es la que se observa nada más llegar al final de viaje, una vez acabado el paseo de casi tres horas. El antiguo volcán se muestra de repente al final del viaje. Esta imagen quien quiera descubrirla tendrá que someterse al viaje 🙂

Nota: los guías que nos acompañarán  a la cima se van turnando para llevar gente al Pinatubo. Como son tantos, a veces sólo trabajan una vez a la semana. Al contrario que los taxistas de Manila, que son como las gaviotas, a éstos guías sí que está bien dejarles una buena propina

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lugares, Luzon y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s